Yoni-verso


Yoni es una palabra proveniente del sanscrito que significa “el origen del todo” ó “pasaje divino”. Esta hermosa palabra se usa para referirse de manera sagrada a lo que conforman los labios mayores, menores, el clítoris, todos los óragnos externos que forman la vulva al ígual que la vagina.

Al buscar más sobre el origen del yoni, encontré un libro muy útil del mismo nombre, The Yoni 1996 Rufus C. Camphausen. Aquí el autor nos habla de una de las religiones más antiguas del mundo practicada por diferentes culturas ancestrales alrededor del mundo. En este libro se nos cuenta sobre la veneración al yoni, la vulva, el poder femenino y las Diosas. Todo esto antes de que el mundo como hoy lo conocemos, practicara una religión patriarcal y por consecuencia viviéramos dentro de una sociedad basada en los mismos valores patriarcales restrictivos en cuanto a la esencia del poder femenino.

El honor al yoni, es precisamente el honor a la Diosa, a la Gran Madre. En algunas partes de la India y Bangladesh hay escuelas secretas en las que no solo se venera al yoni por sus poderes de fertilidad sino por su poder de menstruación y sobretodo por la relación que tiene con la energía sexual femenina.

El yoni-verso es precisamente eso, un Universo interno lleno de infinitas posibilidades. Por lo que si nos encontramos en el camino del despertar femenino, debemos de estar dispuestas a conocer nuestro Universo interior: nuestro preciado y delicado yoni.

Dentro de la antigua cultura China se sabe que las concubinas del Emperador practicaban religiosamente el ejercitamiento del yoni para mayor placer sexual. Sin embargo esta práctica secreta no salió de las paredes del palacio sino siglos después. Hoy en día dentro de la filosofía Taoista y dentro del Tantra se enseña esta práctica, sin embargo esta va mucho más haya de la expansión sexual. Además de ayudarnos a incrementar y circular nuestra energía sexual, nos ayuda a rejuvenecer y a nuestro crecimiento espiritual. En estas filosofías nos enseñan a ver nuestro yoni como punto de partida hacia nuestra felicidad y éxtasis, entendiendo éxtasis como una forma de vida y no como placer físico momentáneo.

La aceptación y rendimiento emocional a nuestro yoni nos abre puertas a otro Universo ya que la energía sexual es una de las energías primordiales en todo ser humano. El rechazo a nuestro yoni resulta en enfermedades o padecimientos desde cólicos menstruales hasta una vida sexual no placentera.

El yoni-verso abarca toda la esencia femenina y su capacidad es insuperable ya que gracias a el nacemos, damos luz a otra vida, nos ayuda a renovarnos menstrualmente y mensualmente y gracias a él podemos expander nuestros orgasmos y nuestra vida en general. Todos estos puntos hacen que nuestro yoni sea lo más preciado en nosotras las mujeres, sin embargo ¿Qué cuidados o atención le das?

El yoni como cualquier parte de nuestro cuerpo retiene energías las cuales nos pueden ayudar a expandir nuestro ser o nos pueden desquilibrar. La limpia del yoni en todas las mujeres sexualmente activas es primordial ya que a la hora de compartir nuestra energía, esta se queda guardada haciendo una conexión muy especial en nuestro cuerpo, pero ¿Qué pasa cuando ya no compartimos esa energía?

Cuando la energía masculina se queda atrapada en nuestro yoni, inconcientemente no podemos deshacernos del lazo que nos unía sexualmente a esa persona y aunque en la vida real no pensemos que haya una conexión, a veces en sueños o en algún momento esa energía masculina nos hace recordar. Esa conexión puede durar años si es que no cerramos esos círculos. Es precisamente por esto que muchas parejas después de tomar caminos distintos “por azares del destino” se vuelven a encontrar y vuelven a retomar esa relación, pues ese circulo-energía no se ha liberado.

Limpiar nuestro yoni no es más que cerrar un círculo concientemente para poder iniciar otro.

La piedra de jade es una piedra que ayuda en la limpia del yoni. El jade es naturalmente femenino, está asociado con el chakra cardiaco y sus características son serenidad y pureza. Es una piedra sobretodo protectora que nos ayuda en la nutrición personal, nos trae armonía, nos ayuda a tener sueños reales y nos ayuda a eliminar toxinas. Existen prácticas Taositas específicas para este tipo de limpias. Sin embargo una forma muy fácil de limpiar nuestro yoni es por medio de una sencilla meditación la cual he adaptado de una meditación Taoista y una que yo hago cada vez que lo siento necesario.


*'¨¯¨'*~-Meditación-~*'¨¯¨'*

Tomate unos 20 o 30 minutos a solas, apartada del ruido. Ya sea que te sientes en una silla o te sientes en el suelo sobre algo cómodo, cierra los ojos y relájate.

Pon una mano sobre tu yoni y otra sobre tu corazón.

Escucha tu respiración varias veces o hasta que sientas que todo lo mundano desaparece. Trata de sentir el latido de tu yoni y el de tu corazón en tus manos. Una vez que estés conciente de los dos, trata de unir los latidos y conviértelos en uno.

Ahora, con el poder de tu mente visualiza tu propio yoni y siente o ve como es.

Puede que sientas molestias, angustia, tristeza, resentimiento, miedo, excitación, alegría o que te sientas confundida. Concéntrate en tus sentimientos y no los rechaces, simplemente deja que fluyan en ti.
Ahora, imagina que tu boca es una especie de máquina de vapor y sopla tu yoni o imagínate que le soplas y lo limpias con este vapor suave y delicado.

Limpia todas sus partes por dentro y por fuera, todos sus rincones y no dejes que nada se te escape. Trata de enfocarte en las áreas en las que sentías dolor o tristeza.

No dejes de sostener tu corazón y tu yoni con tus manos y recuerda que todo esto es por medio de nuestra imaginación y visualización.

Ahora, libera las energías masculinas y en voz alta repite los nombres de las personas que sientas siguen atrapados en ti, déjalos ir, agradece su presencia y su compañía. En voz alta libera lo que sea que sientas está atorado, que te hace daño, que no aporta en tu crecimiento como mujer. Confía en tu intuición y dí lo que sientas prudente. Es hora de reforzar tu propia energía, hora de crecer, de dejar ir, de limpiar, de sanar.

Después de limpiar todas las energías guardadas, baña una vez más tu yoni con el suave vapor de tu boca, ve como el vapor gotea y limpia todas las orillas.

Permanece sentada hasta que creas necesario. Antes de abrir los ojos sonríele a tu yoni y a tu corazón!

Nota final: Puedes hacer este ejercicio cuantas veces sean necesarias. Es importante que tus afirmaciones sean en voz alta y que tú misma escuches tu voz pues esto reafirma la meditación. También es importante que estés convencida de que esto es lo que realmente quieres.
Una vez que hayas terminado de decir tus afirmaciones, visualiza tu yoni una vez más y sonríele, regálale la sonrisa más grande que tengas! Ve como su color cambia, como ahora está lleno de luz y brilla con un rojo carmesí, es lo más lindo que jamás hayas visto!
Respira y adéntrate en tu yoni, comparte unos momentos más antes de cerrar tu meditación, no dejes de sonreír y agradecerle todo lo que hace por ti en esta vida. Antes de abrir tus ojos pon tus dos manos encima de tus ojos por un momento, siente como el calor relaja tus ojos y cuando estés lista ábrelos y agradece una vez más estar en esta vida!

1 comentario:

  1. Belinda, gracias por la idea de esta meditación. La hice hace tiempo con la intención de liberarme de una relación pasada de la que realmente no lograba liberarme por mucho tiempo que pasara, demasiado, ¡y funcionó! Me gustaría saber si esta meditación es solo para cerrar círculos con parejas y relaciones anteriores y si sabes si se puede utilizar también para dejar atrás relaciones con otros hombres (como los padres) con quienes también necesitamos cerrar círculos. Un abrazo y gracias por compartir :-)

    ResponderEliminar

Mujer luna, mujer salvaje, agradezco tu huella de loba...en gratitud, gracias! ♥